Consta de un único contramarco lateral (preparado con una malla para

revoque) por el que discurre la puerta al abrise. Ideal para pequeños espacios de la casa, donde cada centímetro es esencial y no puede desperdiciarse el

espacio que ocupa una puerta tradicional